El trabajo comunitario por tres meses será uno de los requisitos que deberán cumplir todas aquellas personas que opten por un cargo laboral en la empresa Metro Los Teques, lo que beneficiará a las comunidades que al final resultan ser en su gran mayoría usuarios del sistema.

Los nuevos contingentes de operadores, guardias patrimoniales y técnicos que opten a un cargo en el Metro Los Teques deberán aplicar sus conocimientos de acuerdo a sus capacidades en la resolución de conflictos en las zonas más populares de los tres municipios de los Altos Mirandinos.
Esta semana comenzaron los cursos de formación 124 jóvenes para cubrir las plazas de Guardias Patrimoniales de Seguridad (GPS) y Técnicos en Mantenimiento (TM1) del subterráneo, y serán ellos los pioneros en el cumplimiento de esta nueva dinámica comunitaria, la cual busca resarcir por corresponsabilidad social un apoyo en áreas técnicas y específicas de acuerdo a las necesidades de las comunidades en las que sean asignados.
En este sentido, los profesionales en electricidad aportarán en la elaboración y ejecución de proyectos de este tipo, así como los que tengan conocimientos de construcción, obras civiles, mantenimiento de quebradas, educación y cualquier especialidad que sea útil para los vecinos.
Estas jornadas serán evaluadas como requisito indispensable para la aprobación del curso, lo que les garantizará el ingreso al Metro como trabajadores.
Este proceso de formación integral busca además crear la empatía del nuevo servidor con los usuarios y crear una vinculación que les permita entender a los usuarios con sensibilidad y compromiso social.